El patrimonio del empresario – Concepto y agregados

By   November 17, 2016

El concepto de patrimonio del empresario no plantea dificultades, es trasladar al empresario la noción de patrimonio del derecho civil, es decir, conjunto de bienes, derechos y obligaciones susceptibles de estimación pecuniaria que es considerado unitariamente, bien porque pertenecen a una persona o por otras razones que justifican ese tratamiento unitario.

Patrimonio del Empresario

El patrimonio del empresario es el conjunto de bienes, derecho y obligaciones creadas como consecuencia de la actividad mercantil y de la preparación de esa actividad. El patrimonio del empresario se crea al constituir la empresa, el negocio y se desarrolla en el ejercicio de esa actividad empresarial.

Patrimonio que tiene un mismo sujeto, que es el empresario. Para ver la significación del patrimonio en derecho mercantil hay que distinguir entre el empresario individual en el que el patrimonio mercantil no se puede escindir del patrimonio civil, ya que la responsabilidad es unitaria y recae sobre todo el patrimonio, por tanto en el empresario civil la noción de patrimonio cobra relevancia solo en relación con la obligaciones contables.

En el empresario social sí que hay distinción entre el patrimonio civil y el empresarial. De hecho en las sociedades limitadas, los socios no responden personalmente de las deudas sociales, la responsabilidad es INMANENTE (art. 1 LSC). También tiene relevancia en las sociedades personalistas (colectivas y comanditarias), pero es una responsabilidad subsidiaria, los socios no responderán si el haber social puede responder, por tanto en las sociedades personalistas si que habrá distinción entre el patrimonio social y el personal (que podrá verse afecto a la responsabilidad empresarial de forma subsidiaria).

Si fallece la responsabilidad recae sobre la herencia que es un todo indiviso.

La “hacienda” o negocio en el patrimonio del empresario

Es una noción distinta de la de patrimonio. En los manuales utiliza indistintamente los términos hacienda, negocio, explotación empresarial, establecimiento mercantil, en definitiva estamos ante un conjunto organizado de bienes y servicios dispuesto por el empresario para que le sirvan de instrumento en su actividad empresarial.

La hacienda o negocio contempla a la empresa como una organización productiva, hay un plus sobre el concepto de patrimonio empresarial, es pues un concepto más amplio. La hacienda está compuesta de cosas materiales, de derechos, de servicios, mercaderías, maquinaria, utillaje, bienes inmuebles, efectivo pero también derecho como propiedad industrial (patentes, marcas y modelos de utilidad), diseños y dibujos industriales. Además bienes no patentables (secretos industriales). Sin el elemento humano, todos esos derechos serian una mole inerte incapaz de producir.

La hacienda no es un elemento inorgánico, la empresa es una unidad funcional, organizada y dinámica, merced de la labro de creación del empresario y de sus auxiliares. De forma que la haciendo, como organización productiva, tiene un valor superior a la simple suma de los bienes y derechos que la componen (es un valor la clientela, el fondo de comercio (art. 39.4 Código de Comercio). Hay una sentencia del TS de 13.1.1954 que hay un elemento fundamental de la empresa que es la organización que como dicen los italiano que es el aviamento, es un plus valor. Se supera la concepción meramente organicista como simple suma de los elementos materiales, está el plus valor (fondo de comercio) cuando hay una empresa en funcionamiento. La STS 13.2.1992 dice que el fondo está formado por un conjunto de elementos muy complejo, clientela, rótulos, marcas, patentes….y sombre cada uno de ellos puede recaer una relación jurídica distinta (titular de derecho de marca, de patente…) y se pueden transmitir por separado o como un todo conjunto, como una unidad en la transmisión de esa empresa.

La resolución de 31.10.1986 del la DGRN si cabía aportar al capital social de una empresa el fondo de comercio o aviamento de una empresa, en esta resolución la DGRN dice que si cabe aportar el fondo de comercio al capital social de una sociedad anónima, y apunta que hay empresas que no requieren de elementos materiales para su correcto funcionamiento.

En relación con el fondo de comercio llamar la atención sobre dos conceptos, la clientela y las expectativas de ganancias o beneficios. Clientela seria el conjunto de personas que demandan de forma estable los bienes o servicios de la empresa, a veces la clientela se relaciona con la marca o con unos locales de la empresa (a veces los clientes acuden a un local independientemente de la empresa que lo posee, o a una marca independientemente de su titular), es pues un elemento inmaterial que se paga. Respecto de la expectativas es algo mas difícil, ya que muchas veces no dependen de los productos sino de tendencia externas (modas, gustos…).

  • La tituralidad de la hacienda en el patrimonio del empresario

La relación jurídica que mantiene el empresario con los distintos elementos que componen el negocio, puede ser distinta en función del elemento del negocio que estemos considerando. En muchos cosas lo será en concepto de propiedad, de usufructo, arrendamiento… es decir, hay diversidad de títulos jurídicos en función de los componentes de la hacienda o negocio que están implicado en el patrimonio del empresario, dicho esto hay una disponibilidad del empresario sobre el conjunto de la empresa, se habla incluso de una propiedad sobre la organización. Hay pues, un derecho sobre un bien inmaterial que es la hacienda o negocio considerada como un todo, y es distinta de la relación del empresario sobre cada uno de estos bienes. El Tribunal Supremo ha admitido esta tesis, y ha declarado que la empresa como tal puede ser objeto de tráfico jurídico.

El establecimiento como local o base física de la empresa

  • Concepto y significación jurídica en el patrimonio del empresario

Es un término plurívoco, tiene varias acepciones, varios significados. Se puede hacer referencia al establecimiento como al hecho o acto de establecerse un empresario (art. 49 TFUE). Establecimiento como hacienda o negocio (Prof. Uría y Rojo). También establecimiento como base física, la sede donde residen los elementos corporales, donde se exterioriza la organización de la empresa (art. 10.5 CC).

La concepción como base física de acuerdo al código civil tiene gran significación jurídica, porque indica en principio el domicilio legal de los comerciantes, el domicilio de los empresarios. El establecimiento es el criterio para atribuir, para presumir el ejercicio habitual del comercio, por tanto, el concepto de comerciante (art. 3 Código de Comercio).

También es muy importante el establecimiento porque a veces la clientela resulta atraída por el rótulo del establecimiento. También tiene interés desde el punto de vista de la propiedad comercial, porque a través del establecimiento el empresario ha podido crear un valor añadido a su empresa.

También sobre el establecimiento mercantil resultan de aplicación ciertas normas de orden público, como por ejemplo las grandes superficies. Tras propugnar le artículo 5 el establecimiento comercial, el artículo 6 de Ley 7/1996 somete a autorización administrativa la apertura de ciertos establecimientos mercantiles y aquí remite a otra ley, es decir, el establecimiento también es importante para la protección de intereses generales, y por ello puede estar sometida su apertura a razones de orden público.

  • Arrendamiento del negocio  y diversidad de establecimientos y locales

Hay que distinguir varias situaciones:

  • En primer lugar el empresario, persona física o jurídica tiene un centro de operaciones mercantiles, y luego tiene algún local accesorio de tal manera que todo ello forma parte de una unidad patrimonial, de un mismo negocio o hacienda. Aunque la actividad mercantil desarrolle en un local en concreto, hay uno o varios locales accesorios que también desarrollan una actividad mercantil.
  • Un segunda posibilidad es que un empresario tenga una sede y luego una o varias sucursales (art. 50.3 LEC, art. 9 y 11 LSC). La diferencia entre el establecimiento principal y la sucursal a veces es compleja, se debería pedir la fecha de antigüedad en el RRM (ya que las sucursales deben inscribirse en RRM del lugar donde radiquen art. 196 RRM), en la práctica es ver donde reside el centro de las operaciones económicas. Esto último es complejo, porque muchas veces se celebran muchos contratos allí, y el patrimonio es único. Si es un empresario individual, será desde el que emita la factura…
  • Una tercera posibilidad es que existan varios negocios con una misma titularidad, en el caso del empresario individual como el patrimonio es único, aunque sean distintos negocios (bar y tintorería) no ha lugar a distinción de patrimonio. En el caso del empresario social es lo propio que de cada uno de esos negocios se ocupe una sociedad distinta y es donde entra el derecho de grupos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *